¿Cuánto podría contar este majestuoso árbol si nos pudiera hablar?

   Puede vivir más de mil años, mostrarse fuerte y robusto ante generaciones y generaciones de hombres, como si por él no pasara el tiempo, aunque en realidad se haya mantenido en pie durante siglos.

   Su tronco puede darnos una idea de su edad, pero aún así es muy difícil conocer con exactitud los años que lleva regalando vida. A lo largo de su existencia un olivo va desprendiendo coqueras, las maderas muertas de su tronco, para poco a poco ir abandonando su aspecto más o menos cilíndrico. Por eso, aunque se le tale, resulta casi imposible contar las anillas para datar su origen con exactitud.

   Otra vía para conocer su vejez es a través de la consulta y estudio de archivos y documentos históricos, incluso de legajos. A ellos hemos tenido que recurrir como fuente documental para conocer la edad de nuestros preciados árboles, de cuya existencia en el Antiguo Señorío Medieval de Santa Olalla tenemos certeza ya en el siglo XI.

  • olivos-1
  • olivos-10
  • olivos-2
  • olivos-3
  • olivos-4
  • olivos-5
  • olivos-6
  • olivos-7
  • olivos-8
  • olivos-9